Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas

Es una talla de candelero del año 2012 realizada en Cedro obra del imaginero cordobés Alfonso Castellano Tamarit, realizada parte en Córdoba y parte en Écija y que muestra una dolorosa de ojos verdes en la que se aprecian ocho lágrimas, siete por los dolores y una por el escultor para que siempre valla con ella.

Bajo el manto se descubre un cabello tallado recogido en la parte de la nuca con una peina que tiene dos remates como adorno y que está dedicada a San Rafael, Custodio de Córdoba.

La Imagen para el escultor es su mejor representación hasta la fecha marcando un antes y un después en el que introdujo novedades que le han hecho madurar como escultor y que le han hecho llamarla “mi lagrimitas”.

La Imagen es realizada una expresión de llanto que invita a la devoción y que está compungida por el dolor por haber perdido a su hijo, que nos recuerda el inefable amor de una madre.

San Nicolás de Bari

Virtuoso Arzobispo de Mira, como reza su oración, desarrollándose su vida entre los siglos III y IV fue un obispo que siempre se preocupó de la protección de la infancia y de la ayuda a los necesitados.

A él se le atribuyen varios milagros entre el que destacamos el del tabernero que mató y puso a macerar a varios niños para servirlos como comida y que a través de su intercesión San Nicolás consiguió hacer que resucitaran.

Sin duda el hecho milagroso más conocido y por el que se convirtió en el Santo que lleva a muchos países los regalos a los niños es el de los tres lunes, en el que una familia que no tenía dote para sus tres hijas iban a venderlas como prostitutas y para que esto no sucediera San Nicolás por la chimenea de casa arrojó durante tres lunes seguidos una bola de oro para procurar dote a cada una, de ahí que su oración principal, la caminata de San Nicolás sea durante tres lunes, en recuerdo de lo que el santo hizo.

En la actualidad sus reliquias se veneran en Bari, ciudad italiana a la que fue trasladado tras la invasión musulmana en el siglo VII. Sencillo y Humilde servidor de Dios venerado en todo el mundo y perseguido por su defensa de Cristo en el imperio romano, protector de la infancia… son algunas de sus más representativas virtudes, por lo que lo veneramos.

Cofradía
Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas y San Nícolas de Bari

San Nicolas, 30.
23400 Úbeda (Jaén)
España